Twitter dio a un juez datos de un usuario

La historia es sencilla y parece cargada de condimentos para llamar la atención. Un municipio inglés logró que una corte norteamericana pidiera y obtuviera de parte de Twitter la identificación de un usuario que sería autor de un blog en el que se habían publicado imputaciones muy graves contra otros concejales y funcionarios de ese municipio.
Pero, como casi toda historia, ésta también es sencilla sólo en la superficie. Los demandantes representan al municipio de South Tyneside, localidad inglesa situada 400 kilómetros al norte de Londres; el demandado es Ahmed Khan, concejal de South Tyneside, y se lo acusa de ser el autor de un blog, Mr. Monkey, que publicó una serie de imputaciones muy graves contra otros miembros de ese municipio, desde prácticas sexuales aberrantes hasta consumo de drogas. El blog fue discontinuado el 30 de julio de 2009, pero los post publicados hasta esa fecha siguen en línea.
Así las cosas, varias incógnitas quedan sin responder. Por ejemplo, ¿por qué el municipio de South Tyneside es quien lleva adelante esta acción y no los difamados, cada uno por su parte? El diario inglés The Guardian decía ayer que no se supone que el dinero de los contribuyentes deba gastarse para defender a funcionarios públicos.
Y segundo, ¿por qué las autoridades se pusieron en contacto con Twitter y no con WordPress , que es la red de blogs en la que está alojado Mr. Monkey?
En realidad, sabemos que Twitter entregó información sobre Ahmed Khan porque la empresa ha sostenido una posición muy diferente de otras compañías de su clase respecto de la privacidad de sus usuarios. Ante la requisitoria de un juez, Twitter informa al usuario comprometido mediante un mail. No es la primera vez que esto ocurre. Cuando se produjo la filtración masiva de cables de las embajadas norteamericanas, los usuarios de Twitter que estaban siguiendo la cuenta de WikiLeaks fueron advertidos de que el gobierno norteamericano había pedido sus datos. Así que Twitter está hoy en las primeras planas porque la compañía es transparente respecto de las citaciones judiciales y pedidos de datos.
De momento, no es posible saber si WordPress fue también contactada por el municipio de South Tyneside, ni si entregó información sobre el blog Mr. Monkey.
Yo no fuiAhmed Khan ( @AhmedKhan01 ) dice que no tiene nada que ver con el blog Mr. Monkey, y que sus derechos civiles han sido violados. En declaraciones a The Guardian dejó una reflexión que golpea en el centro del debate sobre la libertad de expresión en los tiempos de Internet: “Si un municipio puede tomar esta clase de medidas contra uno de sus propios concejales simplemente porque no le gusta lo que digo, ¿qué esperanza hay para la libertad de expresión o la privacidad?”.
El caso es que una citación judicial relacionada con un blog traspasó las fronteras nacionales, cruzó siete husos horarios y aterrizó en el escritorio de Khan, que tendría que haberse presentado en una corte en California para defenderse de los delitos que se le imputan. El concejal, que debía costearse el pasaje y un abogado, renunció a este derecho.
Dejando de lado si las acusaciones vertidas en Mr. Monkeyson pura difamación o si son obra de Khan, lo cierto es que el escenario alcanza para acallar las voces de los posibles informantes que, en el futuro, estuvieran dispuestos a denunciar hechos ilícitos de forma anónima por Internet. No menos cierto es que, como ya ha ocurrido en otras ocasiones, la magnitud de Internet como caja de resonancia quizá no produzca los efectos que los fiscales aguardan. Podría ocurrir todo lo contrario.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s