Familia sufre la perdida de su hijo en tiroteo

Nació prematuro y prematura fue su muerte.
Joshua Montes, o “pelón” como le decían cariñosamente sus familiares por el poco cabello que tenía al nacer,  falleció antes de cumplir dos años de edad.
El niño murió el lunes por la noche en una balacera que ocurrió en el Sur de Los Ángeles cuando los proyectiles lo alcanzaron a él y a su tío, Josefat Canchola, quien lo sostenía en sus brazos mientras estaban en el patio trasero del hogar de la familia.
Canchola resultó gravemente herido. El martes, su familia decidió desconectarlo de las máquinas que lo mantenían con vida.
“Yo sólo pido que si alguien vio algo, que lo diga”, dijo el padre del menor, Juan Montes, de 29 años y originario de Toluca, México.
Montes relató que estaba en un cuarto de la casa cuando escuchó los disparos. “Mi esposa entró  y dijo ‘me lo mataron’”, detalló el inmigrante, que  trabaja en la costura. 
Montes contó, en medio del dolor, que Joshua nació prematuro y que había tenido unos problemas respiratorios nacer, y describió  a su hijo como un niño muy inquieto e inteligente.
Esa Fue la misma descripción que dio Ana Yenci Montes, de 12 años y hermana mayor de la pequeña víctima. 
“Era un niño travieso”, dijo Ana Yenci. Luego explicó que Joshua ya caminaba y empezaba a hablar, llamando a todos “mamá” porque sabía que le generaba la atención de la familia.
Además contó que su tío, que también trabajaba en la costura, era muy apegado al niño. “Siempre que el venía del trabajo, Joshua salía  corriendo hacia él y él se apresuraba a agarrarlo”, detalló la niña.
Ana Yenci dijo  que miembros de la familia, incluyendo Canchola y el niño, estaban en el patio trasero, la noche del tiroteo.
“Estábamos viendo la tele y escuchamos los balazos”, dijo la niña, con una expresión triste y vacía. “Mi mamá empezó a gritar y fue cuando fuimos afuera y lo vimos”.
La casa de la familia Montes esta situada en la esquina de las Calle 55 y la Avenida Hooper. Según el Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD), los disparos fueron hechos desde el otro lado de la Avenida Hooper por dos hombres que iban en bicicleta.   
Las balas atravesaron un vehículo estacionado y una cerca antes de impactar a las víctimas, que de acuerdo a las autoridades no eran el blanco de los disparos. 
“El bebito de dos años y su tío estaban en el lugar equivocado al momento equivocado. Es un incidente desafortunado”, dijo el capitán  Mark Olvera del LAPD.
Varios vecinos de la familia  dijeron a HOY que el área se ha vuelto muy peligrosa últimamente y que las balaceras y los asaltos en la zona están a la orden del día.
“A diario pasa la ambulancia, los bomberos, la policía”, dijo Benjamín Saldaña, un residente del la zona que dijo que escuchó los “gritos de desesperación, de impotencia de la señora [la mamá Joshua]”.
Los vecinos también recordaron el caso de una niña de cinco años que recibió un impacto de bala en su mejilla izquierda el 15 de junio del año pasado mientras viajaba en el auto de sus padres, cuando el vehículo pasaba por la esquina donde ocurrió la tragedia de esta semana.
“Uno nomás lamenta estas cosas,” dijo Carolina Juárez, otra vecina del lugar, “pero no puede hacer nada”.
Las autoridades piden la ayuda del público para dar con los asesinos. Cualquier información brindarla al (877) 527-3247.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s