Estudiantes indocumentados encienden la antorcha de los sueños del Dream Act

Por sexta ocasión, Ricardo Muñiz y otros estudiantes “soñadores’ que son parte de la Red de Sueños de California (CADreamnet.org, por sus siglas en inglés), participaron en el encendido de una antorcha, en el Parque Belvedere, del Este de Los Ángeles, una luz que ha brillado y que para ellos simboliza el futuro de miles de estudiantes indocumentados.

Antes, los “soñadores” repitieron el mismo acto en las ciudades de San Diego, Anaheim – en el condado de Orange- Coachella, Walnut, y Playa Dey Rey, California.

Les falta visitar la costa central y el norte de California: en Bakersfield, Fresno, Santa Bárbara, San José, San Francisco, Stockton, para concluir el próximo 21 de julio, en Sacramento.

“Cada vez que encendemos la antorcha, le damos vida a los sueños de los jóvenes”, dice Raúl Preciado, integrante de California DREAM Network, un proyecto de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA). “Tenemos que seguir luchando porque sus anhelos se hagan realidad y tengan la oportunidad de acceder a las universidades hasta que se apruebe una ley a su favor”.

El DREAM Act , impulsado por el asambleísta Gil Cedillo (demócrata de Los Ángeles) fue aprobado el 6 de mayo en la Asamblea estatal de California, por 52 votos contra 21.
El voto a favor significa que se permitiría a los 25 mil estudiantes indocumentados –como Víctor Ruiz- en colegios y universidades de California, solicitar ayuda financiera, la cual, de otra forma no podrían recibir.

En el presente, un estudiante de Colegio Comunitario paga 26 dólares por unidad; $2,500 por semestre en el sistema de Cal State, y $5,000 en el sistema de la Universidad de California (UC).
Opositores del DREAM Act argumentan que el estado ya tiene suficientes problemas de liquidez y no puede darse el lujo de ayudar a los estudiantes indocumentados.

Desde 2010, el senador republicano de Rancho Cucamonga, Robert Dutton, ha denunciado que el proyecto de ley es “injusto”, porque dirige recursos de estudiantes documentados y “alienta la inmigración no autorizada”.

Además, una vez que se gradúen de la universidad, si los estudiantes aun tienen un estatus de indocumentados, seguirían inelegibles para puestos de trabajo.

Sin embargo, a diferencia del Acta Federal de los Sueños (US DREAM Act), que fue bloqueada por una obstrucción en el Senado en diciembre de 2010, la versión del proyecto de ley de California no incluye una ruta de acceso para la ciudadanía, pero se centra más en la elegibilidad de la ayuda.

Cifras extraoficiales indican que California, 25 mil estudiantes indocumentados se gradúan de la preparatoria, y en el país, unos 60 mil. La mayoría de ellos fueron traídos a Estados Unidos por sus padres cuando eran menores de edad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s