Radican cargos a detective en caso Lorenzo

Milton Rodríguez, el detective privado que investigó la muerte del niño Lorenzo Gonzále Cacho a solicitud de su familia materna, enfrentará juicio por ejercer después de que su licencia fuera revocada, y por revelar información confidencial de sus clientes.

Se trata de dos cargos menos graves, por lo que no se celebrará vista preliminar, sino que irá directo a juicio, el próximo 20 de junio, en el piso seis del Centro Judicial de Bayamón. Tampoco se le impuso fianza.

Así lo determinó esta mañana la jueza Milagros Muñiz, de la Sala de Investigaciones de Bayamón, luego de que la madre del niño, Ana Cacho González, radicara una querella en contra de Rodríguez, quien publicó el libro ‘Caso Lorenzo: Vivencias de un detective privado’, tras ser relevado del caso por la familia.

Cacho radicó la querella ante al División de Detectives Privados de la Policía de Puerto Rico (PPR), explicó el abogado de la agencia, Darío Miranda, quien estuvo en la sala junto al director de la División, el sargento José Báez.

Al ser entrevistada a su salida de la sala sobre su estado de ánimo y su participación en el proceso, Cacho dijo que “sí, tranquila. Somos personas de ley y orden. Fuimos citados por el Estado para ayudar en esto iré hasta lo ultimo para que se descubra lo que pasó”. Además, sostuvo que no descansará “hasta que se sepa la verdad”.

El abogado de la Policía de Puerto Rico explicó que el Artículo 18 de la ley que regula la práctica de detectives privados establece que el detective debe guardar la confidencialidad de la información provista por sus clientes. Además, indica que si a través de la investigación adviene en conocimiento de información que pudiera ser prueba de un delito, debe revelarla al Departamento de Justicia.

Tanto el abogado de Rodríguez, Luis Santiago, como Rodríguez, cuestionaron que el Estado se contradiga al autorizar la publicación de su libro, y luego acusarlo por el hecho.

Antes Cacho y su progenitora, Amneris Yvette González, intentaron sin éxito que Rodríguez no publicara el libro, pero el Tribunal de Bayamón determinó que se trataba de garantizar la libertad de expresión y que no se podía ejercer la censura previa.

Rodríguez dijo a su llegada a la Sala de Investigaciones que el libro constó de 177 páginas, pero que si hubiese escrito todo lo que sabe, habría tenido más de 700. Indicó que la información que entendió pertinente, la expuso al Departamento de Justicia (DJ).

Reclamó, además, que el sargento Báez radicó la acusación sin consultar al DJ. Miranda dijo que no era necesaria la comparecencia de un fiscal debido que se trata de delitos menos graves.

Ha habido otros casos en los que se ha impuesto multa de entre $200 y $5 mil, informó Báez.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s